En la madrugada del domingo 1 de diciembre de 2019, la policía militarizada irrumpió en una fiesta callejera de funk llamada Baile da DZ7 en la favela de Paraisópolis. Los asistentes a la fiesta fueron arrinconados en callejones angostos y, mientras estaban atrapados, la policía utilizó gases lacrimógenos y balas de goma para dispersar a la multitud, lo que provocó una estampida en medio del caos. Nueve personas murieron. Gustavo Cruz Xavier fue el más joven en morir. Solo tenía 14 años. Según testigos, la policía ocupó todas las salidas posibles de la calle, lo que dificultó la dispersión y provocó el pánico.

Muchos de los que lograron escapar fueron perseguidos por la policía. La policía afirma que perseguían a narcotraficantes armados pero, actualmente, hay poca evidencia que lo respalde. Fue otro capítulo en el largo proceso de criminalización de la música funk en Brasil. A pesar de lograr el éxito mundial con cantantes como Anitta y Ludmilla, el funk sigue estando fuertemente vigilado en las favelas de Río de Janeiro y San Pablo, y sus artistas y productores han sido víctimas constantes de investigaciones criminales e, incluso, encarcelamientos.

Articulo completo en el sítio de DJ Mag Latinoamerica. Data de publicación: 05/10/2020.

*Publicado originalmente en el sítio de DJ Mag en inglés en 22/09/2020.

*Originally published at DJ Mag, in English, in 22/09/2020.

Deixe uma resposta

O seu endereço de e-mail não será publicado. Campos obrigatórios são marcados com *

Esse site utiliza o Akismet para reduzir spam. Aprenda como seus dados de comentários são processados.