Además de ser uno de los países del mundo más azotados por la pandemia de coronavirus (COVID-19), Brasil está lidiando con una crisis de desinformación. Para resolverla, debería invertir en educación y responsabilizar a los que financian las redes de noticias falsas. Pero, en lugar de eso, el Congreso Nacional de Brasil está considerando una ley que violaría la privacidad y la libertad de expresión de los 137 millones de usuarios de internet del país.

Varios miembros y partidarios del Gobierno de extrema derecha de su presidente, Jair Bolsonaro, están siendo investigados por difundir noticias falsas (fake news) durante las elecciones. Estas personas presuntamente sostenían una importante red para divulgar bulos sobre sus rivales políticos y periodistas. Parte de esa información falsa provocó a que algunos de sus partidarios agredieran físicamente a varios periodistas e intentasen invadir en junio el Congreso Nacional de Brasil.

Pero la propuesta legislativa contra las fake news (oficialmente la Ley Brasileña de Libertad, Responsabilidad y Transparencia en Internet) es, en mi opinión, la peor forma posible de combatir este problema. Podría convertirse en una de las leyes de internet más restrictivas del mundo.

Articulo completo en el sítio de MIT Tech Review. Data de publicación: 22/09/2020.

*Publicado originalmente en el sítio de MIT Tech Review en inglés en 10/09/2020

*Originally published at MIT Tech Review’s website, in English, in 10/09/2020.

Deixe uma resposta

O seu endereço de e-mail não será publicado. Campos obrigatórios são marcados com *

Esse site utiliza o Akismet para reduzir spam. Aprenda como seus dados de comentários são processados.